¿Qué es un permiso no retribuido y cómo se diferencia de la excedencia voluntaria?

Exploramos qué es un permiso no retribuido y una excedencia voluntaria, sus características particulares y cómo se diferencian entre ellos para poder tomar decisiones informadas.

Tabla de contenidos

En la actualidad, las opciones de permiso no retribuido y excedencia voluntaria están adquiriendo cada vez más importancia entre aquellos trabajadores que buscan un  equilibrio entre la vida laboral y personal sin poner un fin definido a su trabajo. Estas opciones surgen como derechos laborales y como herramientas que permiten a los empleados gestionar mejor su tiempo y compromisos fuera del entorno laboral. Además, ofrecen una vía para priorizar la salud personal, el desarrollo familiar, o la realización de proyectos personales, al mismo tiempo que proporcionan una red de seguridad financiera y profesional.

Optar por un permiso no retribuido o una excedencia voluntaria puede tener un impacto en la manera en que gestionamos nuestras responsabilidades y ambiciones. Sin embargo, la elección entre estas opciones requiere de una comprensión clara de lo que implica, cómo pueden afectar nuestra carrera a largo plazo y cómo se alinean con nuestras necesidades y objetivos personales.

¿Pero cuál es el camino correcto a seguir? ¿Cómo podemos determinar cuál de estas opciones es la más adecuada para nuestra situación actual y futura? En este artículo, reflexionaremos sobre los detalles que necesitas conocer sobre el permiso no retribuido y la excedencia voluntaria, proporcionando una guía detallada que te ayudará a tomar decisiones informadas para tu bienestar y tu desarrollo profesional. Te invitamos a continuar leyendo para descubrirlo.

¿Qué es el permiso no retribuido?

En el ámbito laboral, el permiso no retribuido surge como una opción diseñada para responder a las necesidades de los trabajadores que, por diferentes razones personales o profesionales, necesitan ausentarse de su puesto de trabajo durante un período determinado sin recibir salario. Esta modalidad de permiso representa un acuerdo entre el empleado y la empresa, donde se mantiene el vínculo laboral pero se pausa la remuneración y, en algunos casos, otros derechos y beneficios del empleo.

Definición y marco legal

El permiso no retribuido no está específicamente regulado por una normativa única a nivel nacional, a diferencia de las vacaciones pagadas o los permisos retribuidos por motivos específicos (como enfermedad o maternidad). Sin embargo, su aplicación y las condiciones bajo las cuales se concede suelen estar sujetas a la legislación laboral vigente, convenios colectivos de sector o empresa, y acuerdos internos de la empresa. En España, el Estatuto de los Trabajadores ofrece un marco general sobre los derechos y deberes de los trabajadores y empresarios. Sin embargo, la definición específica de las condiciones y el procedimiento para la solicitud y otorgamiento de un permiso no retribuido recae en los acuerdos individuales y los convenios colectivos.

En este aspecto, el permiso no retribuido se presenta como una solución personalizada a situaciones que exceden los motivos habitualmente contemplados por la ley para ausencias laborales. Además, puede ser solicitado por diversos motivos como la formación profesional, proyectos personales, viajes de larga duración, o cuidado de familiares, entre otros. Asimismo, la duración del permiso, las condiciones específicas para su concesión y reincorporación, dependen en gran medida del acuerdo alcanzado entre el empleado y la empresa, siempre dentro del marco de los derechos laborales básicos establecidos por la ley.

En conclusión, el permiso no retribuido ofrece un espacio de negociación y adaptación a las diferentes necesidades que les puedan surgir a los trabajadores, reflejando la evolución hacia un mercado laboral más flexible y consciente de la importancia del equilibrio entre la vida laboral y personal. Sin embargo, es esencial que tanto empleados como empresas conozcan detalladamente los términos legales y acuerdos aplicables en su contexto específico para garantizar que se gestione de forma justa y equitativ

Características principales del permiso no retribuido

El permiso no retribuido cuenta con  varios aspectos que lo definen y lo diferencian de otras formas de ausencia laboral. Estas características reflejan su flexibilidad y la capacidad de adaptarse a las necesidades individuales de los trabajadores, al mismo tiempo que ofrecen a las empresas una forma de mantener una relación laboral con sus empleados, incluso cuando estos últimos necesitan alejarse temporalmente de sus responsabilidades profesionales. Entre sus principales características destacan:

  1. Voluntariedad: La solicitud de un permiso no retribuido parte siempre del empleado, quien debe presentar una petición formal a su empresa explicando las razones de la solicitud y, en muchos de los casos, proponiendo una duración específica para el permiso.
  2. No remuneración: Durante el período de permiso no retribuido, el empleado no recibe salario ni otros beneficios económicos derivados de su actividad laboral. Además, tampoco se generan cotizaciones a la seguridad social durante este tiempo.
  3. Conservación del puesto de trabajo: Aunque el permiso no retribuido no garantiza siempre el regreso al mismo puesto específico, sí asegura, en general, la reincorporación del empleado una vez finalizado el período acordado, bajo condiciones similares a las previas al permiso.
  4. Negociación y acuerdo: Los términos y condiciones del permiso no retribuido como la duración y las condiciones de reincorporación, son negociadas entre el empleado y la empresa. El acuerdo debe ser mutuo y se formaliza por escrito para evitar posibles malentendidos.
  5. Flexibilidad: El permiso no retribuido ofrece una gran flexibilidad tanto para el empleado como para la empresa, permitiendo adaptar la duración y condiciones del permiso a las necesidades concretas del momento, siempre que ambas partes estén de acuerdo.
  6. Diversidad de motivos: Los motivos para solicitar un permiso no retribuido pueden ser muy variados, desde razones personales, familiares, académicas, de desarrollo personal o profesional, entre otros. La legislación y los acuerdos colectivos suelen ser amplios en este sentido, reconociendo la diversidad de situaciones que pueden llevar a un empleado a solicitar una ausencia temporal.
  7. Impacto en beneficios y derechos laborales: Aunque el vínculo laboral se mantenga, algunos derechos y beneficios pueden verse afectados durante el permiso. Es importante que tanto empleados como empresas revisen cuidadosamente cómo el permiso influirá en estos aspectos.

¿Qué es la excedencia voluntaria?

La excedencia voluntaria es una medida laboral que permite a los empleados ausentarse de su puesto de trabajo durante un período determinado, con la posibilidad, aunque no la garantía, de reincorporarse a su posición al finalizar dicho período. Esta modalidad está diseñada para aquellos trabajadores que, por motivos personales, profesionales o de formación, requieren un tiempo considerablemente largo lejos de sus obligaciones laborales sin perder por completo su vinculación con la empresa.

Definición y marco legal

La excedencia voluntaria está definida y regulada por el Estatuto de los Trabajadores en España, donde se  establecen las condiciones bajo las cuales un empleado puede acceder a esta modalidad de ausencia, los derechos que existen y las obligaciones del empleado y  la empresa durante y después del período de excedencia. Este derecho puede ser ejercido bajo ciertas condiciones, como un mínimo de antigüedad en la empresa, y está sujeto a limitaciones en cuanto a la duración y la frecuencia con que se puede solicitar.

Tipos de excedencia voluntaria y sus características

Existen diferentes tipos de excedencia voluntaria, cada una diseñada con particularidades y requisitos específicos que las diferencian, ofreciendo así diferentes opciones adaptadas a las distintas necesidades y circunstancias personales de los trabajadores.

  1. 1. Excedencia por motivos personales: Este tipo de excedencia generalmente, no requiere una antigüedad específica y puede solicitarse por cualquier motivo personal, ofreciendo al empleado un tiempo fuera del trabajo que pueda ser utilizado de la manera que más le convenga.
  2. Excedencia para el cuidado de familiares: Esta excedencia está destinada a aquellos empleados que necesitan dedicarse al cuidado de un hijo, ya sea por nacimiento, adopción o acogida. También en el caso de un familiar de  hasta segundo grado que no pueda valerse por sí mismo y no desempeñe actividad retribuida.
  3. Excedencia para formación: Está pensada para los empleados que desean ampliar sus conocimientos o habilidades en áreas relacionadas con su campo profesional, contribuyendo así a su desarrollo personal y profesional.

Principales diferencias entre el permiso no retribuido y la excedencia voluntaria

El permiso no retribuido y la excedencia voluntaria permiten al empleado ausentarse del trabajo durante un período determinado pero es importante identificar que existen diferencias entre ambas opciones que se deben tener en cuenta para tomar una decisión acertada. Estas diferencias afectan tanto al proceso de solicitud como a las implicaciones laborales y personales para el empleado y empresa.

  1. Objetivo y duración:

  • Permiso no retribuido: Suele desarrollarse para períodos cortos o medianos aunque es flexible en cuanto a su duración, que puede variar desde unos días hasta varios meses, dependiendo del acuerdo entre el empleado y la empresa.

  • Excedencia voluntaria: Está diseñada para ausencias más prolongadas ya que puede extenderse desde unos meses hasta varios años. Su objetivo suele estar relacionado con proyectos de largo plazo como estudios avanzados, proyectos personales o cambios importantes en la situación personal o familiar del empleado.

  1. Regulación legal:

  • Permiso no retribuido: No existe una regulación específica y detallada a nivel nacional que defina todos los aspectos del permiso no retribuido. Este se rige más por acuerdos internos de la empresa y, en algunos casos, por convenios colectivos.

  • Excedencia voluntaria: Al contrario que el no retribuido, está claramente regulada por la ley, con criterios específicos sobre quién puede solicitarla, cómo y cuándo hacerlo, así como las obligaciones de la empresa en cuanto a la reincorporación del empleado.

  1. Derechos laborales:

  • Permiso no retribuido: Durante este permiso, algunos derechos laborales, como la antigüedad o los beneficios sociales, pueden verse pausados o alterados, dependiendo del acuerdo pactado.

  • Excedencia voluntaria: La ley garantiza la conservación de ciertos derechos, como la acumulación de antigüedad, aunque otros beneficios pueden suspenderse durante este período. 

  1. Reincorporación:

  • Permiso no retribuido: El empleado suele regresar a su mismo puesto de trabajo o a uno similar en términos de categoría y salario, según lo acordado previamente.

  • Excedencia voluntaria: La reincorporación está sujeta a la disponibilidad de un puesto adecuado, no necesariamente el mismo que el empleado tenía antes de la excedencia, lo cual puede generar incertidumbre con respecto al retorno.

  1. Proceso de solicitud:

  • Permiso no retribuido: El proceso es más flexible y está sujeto a la negociación directa entre el empleado y la empresa, con menos formalidades legales.

  • Excedencia voluntaria: El proceso sigue un protocolo más formal y regulado, con requisitos específicos que deben cumplirse para su aprobación.

Conocer las principales diferencias que existen entre ambos es muy importante para cualquier empleado que considere tomar un período de ausencia laboral y para las empresas que deben gestionar estas solicitudes. Elegir entre un permiso no retribuido y la excedencia voluntaria depende en gran medida de las necesidades personales del empleado, sus objetivos a largo plazo y la política interna de la empresa.

Pasos para solicitar un permiso no retribuido

Solicitar un permiso no retribuido implica seguir un proceso que respete las políticas internas de la empresa y la legislación laboral vigente. Aunque los detalles específicos puedan variar dependiendo del convenio colectivo aplicable o de los acuerdos internos de cada organización, existen diferentes pasos generales que suelen ser comunes en la mayoría de los casos:

  1. Revisión de la política de la empresa y legislación laboral: Antes de realizar cualquier solicitud, es muy importante que el empleado revise el convenio colectivo, manual del empleado o cualquier documento que contenga las políticas de permisos no retribuidos de la empresa y las disposiciones legales pertinentes. Esto ofrecerá una comprensión clara de los derechos y obligaciones, y los requisitos formales para la solicitud.
  1. Planificación y justificación del permiso: El empleado debe considerar y definir claramente los motivos para solicitar el permiso, la duración deseada y, si es posible, proponer un plan sobre cómo su ausencia afectará mínimamente a su puesto de trabajo o departamento. Una justificación bien fundamentada y una planificación detallada pueden facilitar la aprobación del permiso.
  1. Preparación de la solicitud formal: La solicitud debe ser redactada formalmente, incluyendo todos los detalles relevantes como la razón del permiso, la fecha de inicio propuesta, la duración y cualquier otro detalle que pueda respaldar la solicitud. Es recomendable que el empleado también exprese su compromiso con la empresa y su intención de reintegrarse tras el permiso.
  1. Entrega de la solicitud y diálogo: Una vez preparada, la solicitud debe ser entregada al supervisor directo o al departamento de recursos humanos, según corresponda. Es probable que se realice una reunión para analizar la solicitud, donde se puedan aclarar dudas, negociar detalles y llegar a un acuerdo mutuo, por lo que una buena comunicación es un elemento clave en este paso.
  1. Acuerdo y documentación: Si se aprueba el permiso, es importante que todos los términos acordados (duración del permiso, condiciones de reincorporación, etc.) se documenten por escrito. Ambas partes deben firmar este acuerdo para evitar malentendidos futuros. Esta documentación servirá como referencia durante y después del período de permiso.
  2. Preparativos para el permiso: Antes de iniciar el permiso, el empleado debería organizar sus tareas pendientes, transmitir responsabilidades importantes a compañeros o superiores, y asegurarse de que su ausencia no ocasione inconvenientes operativos. También es aconsejable dejar establecidos canales de comunicación por si surgiera alguna necesidad de contacto durante el permiso.

Factores a considerar por parte del trabajador

Al considerar la opción de solicitar un permiso no retribuido, o una excedencia voluntaria, se deben evaluar una serie de factores personales y profesionales. Estas decisiones pueden tener un gran impacto en tu carrera profesional, bienestar personal y economía, por lo que es recomendable tener en cuenta diferentes factores:

  • Objetivo de la ausencia: Es importante reflexionar sobre el propósito: si es por desarrollo profesional, cuidado familiar o descanso personal. La claridad sobre tus objetivos  es muy importante para determinar cuál se ajusta mejor a tus necesidades.
  • Duración necesaria: Evalúa cuánto tiempo crees que necesitarás. La excedencia voluntaria es más adecuada para ausencias prolongadas, mientras que el permiso no retribuido podría ser suficiente para necesidades de corto a mediano plazo.
  • Impacto en la carrera: Debes considerar cómo cada opción puede llegar a influir en tu trayectoria profesional. Mientras que un permiso no retribuido puede ofrecer una pausa breve sin afectar significativamente tu posición en la empresa, la excedencia voluntaria podría conllevar riesgos y oportunidades diferentes, especialmente en términos de reincorporación a tu puesto o a uno similar.
  • Situación financiera: Analiza tu capacidad para afrontar un período sin ingresos. Este es un aspecto importante, ya que ambos implican una suspensión del salario y la planificación financiera previa es esencial.
  • Condiciones y políticas de la empresa: Investiga las políticas específicas de tu empresa respecto a ambas opciones. Algunas empresas pueden tener prácticas más flexibles o condiciones específicas que favorezcan una opción sobre la otra.
  • Legislación aplicable: Familiarízate con la legislación laboral vigente que regula tanto el permiso no retribuido como la excedencia voluntaria. Conocer tus derechos y obligaciones legales es fundamental para tomar una decisión informada.
  •  Impacto en beneficios laborales: Entiende cómo cada opción afectará a tus beneficios laborales, como la acumulación de vacaciones, antigüedad, o derechos a prestaciones. En algunos casos, la excedencia voluntaria puede ofrecer condiciones más favorables para la conservación de determinados derechos.
  • Plan de reincorporación: Considera las posibilidades de reincorporación a tu puesto actual o la adaptación a un nuevo rol dentro de la empresa después de tu ausencia.
  • Apoyo y comprensión del entorno laboral: La receptividad de tu empresa y compañeros de trabajo hacia tu ausencia puede influir en tu experiencia y en la facilidad con la que te reintegres a tu puesto de trabajo.

Solicitar un permiso no retribuido o solicitar una excedencia voluntaria son decisiones significativas que requieren una cuidadosa consideración de múltiples factores.

Cómo las empresas pueden gestionar las ausencias

La gestión de ausencias, ya sea por permisos no retribuidos o excedencias voluntarias, representa un reto para las empresas. Gestionar de manera efectiva estas situaciones ayuda a mantener la productividad, la moral del equipo y refuerza una cultura empresarial positiva y de apoyo. Existen diferentes estrategias a seguir para gestionar las ausencias de manera eficiente:

  1. Políticas claras y comunicadas: Establecer y comunicar claramente políticas de ausencia que detallen todos los procesos incluyendo requisitos, condiciones, y procesos de reintegración. Esto asegura que los empleados y las empresas sean conscientes de sus derechos y obligaciones.
  2. Planificación y previsión: Desarrollar estrategias proactivas para la cobertura de tareas durante las ausencias, como la redistribución de responsabilidades dentro del equipo, la contratación de personal temporal, o de autónomos. Es muy importante anticiparse a las necesidades operativas sin sobrecargar al resto del equipo.
  3. Sistemas de gestión de ausencias: Implementar sistemas tecnológicos que permitan un seguimiento de las ausencias, facilitando la planificación y la asignación de recursos. Estos sistemas también pueden proporcionar datos para identificar tendencias y necesidades de formación, o ajustes en la carga de trabajo.
  4. Mantenimiento del compromiso: Establecer canales de comunicación con los empleados ausentes para mantenerlos informados sobre novedades importantes de la empresa y reforzar su sentido de pertenencia. Esto puede facilitar su reintegración y minimizar el impacto de la desconexión con el ambiente laboral.
  5. Fortalecimiento de líderes y directivos: Formar a líderes y directivos en la gestión efectiva de equipos con miembros ausentes, incluyendo cómo motivar y apoyar al personal restante, y cómo reintegrar exitosamente a los empleados que vuelven de su ausencia.
  6. Flexibilidad y adaptabilidad: Mostrar flexibilidad en la negociación de permisos y excedencias, entendiendo que cada situación puede necesitar un enfoque personalizado. Adaptarse a las circunstancias individuales puede mejorar la satisfacción y retención del empleado.
  7. Soporte y recursos para la reincorporación: Ofrecer programas de apoyo para la reincorporación de empleados que regresan de una ausencia prolongada, incluyendo actualización de habilidades y adaptación a cambios organizacionales o tecnológicos.
  8. Evaluación del impacto organizacional: Realizar evaluaciones periódicas del impacto de las ausencias en la productividad y el clima laboral, permitiendo ajustar políticas y prácticas según sea necesario.

Al implementar estas estrategias, las empresas pueden gestionar las ausencias de manera más efectiva y demostrar un compromiso con el bienestar de sus empleados, promoviendo un entorno de trabajo inclusivo y respetuoso.

En conclusión

Comprender cómo y cuándo escoger cada una de estas modalidades es muy importante para tomar decisiones que beneficien a los empleados y las empresas. Los trabajadores ganan flexibilidad para gestionar su desarrollo profesional y personal, mientras que las empresas se benefician de mantener un equipo motivado y comprometido.

La comunicación efectiva y una planificación meticulosa son fundamentales en este proceso, buscando siempre un bienestar mutuo. El permiso no retribuido y la excedencia voluntaria son herramientas que permiten a los empleados alcanzar sus metas sin perder su vínculo laboral. Para las empresas, adoptar estas políticas significa promover un ambiente de trabajo flexible y solidario, lo que a su vez puede aumentar la lealtad y satisfacción del personal.

Para garantizar un entorno laboral que valora el éxito profesional tanto como el bienestar personal, es muy importante que los empleados y empresas trabajen juntos para lograr un equilibrio perfecto entre lo laboral y lo personal.

Puede que también te interese…

seguro-de-accidentes-laborales-todolo-que-necesitas-saber-01
Exploramos todo lo que necesitas saber sobre el seguro de accidentes laborales: legislación, coberturas y cómo escoger el más adecuado para tu empresa.
ticket-transporte-que-es-y-como-funciona-01
Conoce qué es el ticket transporte, una opción de retribución flexible que reduce costes de desplazamiento y promueve la sostenibilidad, mejorando el bienestar de los empleados y la eficiencia empresarial.
agravio-comparativo-laboral-claves-para-su-identificacion-y-prevencion-01
Exploramos qué es el agravio comparativo laboral, los factores que lo pueden generar, cómo identificarlo y las claves para prevenirlo.

Domina la Retribución Flexible y Beneficios Laborales

Suscríbete a nuestro blog y mantente actualizado con las últimas noticias y tendencias sobre retribución flexible y beneficios laborales.